La inversión inmobiliaria de la capital catalana superará en 2014 los 1.600 millones de euros, según se desprende de las previsiones de la consultora del sector Aguirre Newman Barcelona.

Aguirre Newman analiza en un informe hecho público hoy el estado del mercado inmobiliario de Barcelona.

Se concluye que todo apunta a que la ciudad cerrará este año con un nivel total de inversión superior a los 1.600 millones de euros, después de que en los primeros 9 meses del año se hayan superado los 1.000 millones.

Inversores internacionales no habituales del mercado inmobiliario aumentan sus operaciones.

El cierre durante la segunda parte de 2013 de determinadas operaciones de inversión por parte de fondos de referencia a nivel mundial puso el foco de atención en el mercado inmobiliario y generó un importante efecto llamada para otros operadores no habituales del mercado español y catalán.

Este interés se ha prolongado durante el año 2014, habiéndose alcanzado hasta la fecha un volumen de inversión superior a los 1.000 millones de euros en el mercado inmobiliario de Barcelona, de los que un 58% ha sido consecuencia de adquisiciones realizadas por inversores internacionales.

La consultora destaca que Barcelona es un buen ejemplo de reconversión de edificios obsoletos hacia actividades más productivas como la hostelería y pone como ejemplos el Edificio Estel (antigua sede de Telefónica), Paseo de Gracia 111 o la Torre Agbar.

En esta línea, señala que los inversores internacionales, que se habían fijado históricamente en el segmento de oficinas, han desplazado su interés hacia los hoteles y los locales comerciales, después del cambio del ciclo inmobiliario.

Hasta septiembre, el volumen de inversión en oficinas ha superado los 580 millones de euros, una cifra muy superior a los 272 millones que se registraron en todo 2013.

En lo que va de año, las principales operaciones sobre activos hoteleros en Barcelona han superado los 260 millones de euros.

Pese a este buen ritmo de inversión en el mercado inmobiliario, la consultora advierte que “la escasez de producto de calidad y en zona prime está limitando la actividad inversora en la ciudad”, que considera podría ser superior.

Respecto a los precios, el informe señala que éstos se encuentran en “mínimos históricos” en los diferentes segmentos del mercado, tras haber perdido hasta un 50% de su valor.

Esta reducción de los precios supone una ventaja competitiva frente a otros países europeos para Barcelona, que cuenta con productos con precios por metro cuadrado entre 1.700 y 3.000 euros.

 

Fuente: Aguirre Newman Barcelona

 

 

La inversión inmobiliaria en Barcelona superará en 2014 los 1.600 millones
Comparteix:
Etiquetado en: